En las sombras del silencio

La presunta fotografía de Diego Fernández en cautiverio. ¿Es o no es el ex senador?

Víctor López Jaramillo

Ayer, mediante un desplegado en los diarios locales, las cámaras empresariales pedían cerrar filas a la sociedad queretana a raíz de la “desaparición” del ex senador Diego Fernández de Cevallos (cuyo nombre, por cierto fue escrito con una falta de ortografía).

Hoy, el secretario de Gobierno Gómez Mont pide a los medios manejar con prudencia las noticias sobre la ausencia del ex candidato presidencial.

Hace tres días, Televisa se autocensuró.

Ya se cumplirá una semana del hecho y los ciudadanos aún no tenemos información oficial sobre lo que sucedió esa noche en que Fernández de Cevallos, cual nuevo mártir del sistema político mexicano, fue llevado al limbo informativo.

Y en las sombras del silencio oficial, crecen las más retorcidas plantas especulativas. Desde que probablemente fue un robo hasta que es un plagio para tenerlo como pieza de canje por líderes del crimen organizado, sin olvidar que esta “desaparición” es un montaje para lanzarlo como candidato panista a la elección presidencial del 2012.

Desde anoche empezó a circular un correo electrónico con una imagen que presuntamente seria del panista en cautiverio.

El mensaje, en resumidas cuentas, dice que Fernández está bien y manda un “enternecido” saludo a quienes se han preocupado por él y pide que se deje de bloquear toda información.

¿Un rumor más o información verídica? No lo sabremos, porque flores como éstas crecen en la oscuridad informativa que los gobiernos federales y estatales han impuesto.

Anuncios

Silencios y desatinos

Víctor López Jaramillo

Aunque Gustavo Cerati afirmaba en una canción que el silencio no es tiempo perdido; en política, el silencio es una oportunidad perdida.

El pacto de silencio que los gobernadores de Querétaro y Guanajuato han hecho para no hablar sobre la “desaparición” del panista Diego Fernández de Cevallos, lejos de ayudar a disminuir la incertidumbre, abona el terreno para que se generen todo tipo de incertidumbre.

A esto se le suma el silencio autoimpuesto de Televisa para no tocar el tema y el boletín de la PGR y PGJ donde dicen que sólo vía boletín de prensa notificarán los avances del caso.

La “desaparición” de Diego Fernández ha provocado que se genere una sinfonía de silencio en donde crecen los más disparatados rumores.

A esto se le suma el desatino de los panistas queretanos en donde intentan lucrar políticamente con la ausencia de Fernández de Cevallos, que lejos de contribuir a distensar el ambiente político, lo enrarecen más.

Este silencio es un error político del gobierno queretano, porque lejos de generar la sensación de un gobierno cercano, crea la sensación de un gobierno ajeno y mudo, que busca solamente su súpervivencia.

Así, Calzada, en estos momentos de incertidumbre y donde se necesita un fuerte liderazgo, da muestras de que el resto de su gobierno será un sexenio autista.

Así, en política, el silencio sí es tiempo perdido.

Nueva línea de investigación caso Diego Fernández (Es sarcasmo)

Liberales tránsfugas de la historia confundieron a Maximiliano con  Diego Fernández

Cuarta línea de investigación sobre la desaparición del Jefe Diego:

Al cumplirse en la madrugada del 15 de mayo un aniversario de la rendición del Emperador Maximiliano en Querétaro, un grupo de patriotas liberales al verlo deambular por caminos oscuros, por sus barbas, lo confundieron con el alma en pena de Max y decidieron apresarlo.
El velador de su rancho fungió como un nuevo Pedro López que dejó pasar a los liberales trasnochados a su finca.
En estos momentos, Diego-Maximiliano debe de estar detenido en uno de los túneles subterráneos de la ciudad y pronto será juzgado o condenado al paredón en el Cerro de las Campanas. Es probable que en lo que dura su juicio, esté detenido en el Convento de Capuchinas, hoy Museo de la Ciudad.
Antes de que lo fusilen, Diego -Maximiliano dará una moneda de oro a sus ejecutores para que le tiren al corazón y no al rostro.

Tenemos miedo de que los ex AFI´s tomen represalias y nos hagan daño: Teresa y Alberta

Víctor López Jaramillo

“Estamos muy contentas porque al final se hizo justicia”, fueron las palabras de Alberta Alcántara Juan y Teresa González Cornelio, mujeres indígenas que estuvieron presas tres años y ocho meses por el presunto secuestro de agentes de la hoy desaparecida Agencia Federal de Investigación (AFI) y supuesta posesión de cocaína y que el 28 de abril recuperaron su libertad.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó su inmediata liberación, tras considerar que no se podía comprobar ni acreditar los delitos de secuestro ni posesión de cocaína.

A bordo de una camioneta que avanza lentamente, al filo de las seis de la tarde, Alberta y Teresa dejaban atrás un oscuro capítulo en su vida.

Mientras caía el sol, los malos momentos vividos en el penal Femenil de San José el Alto se quedaban atrás, encerrados.

Tras un exilio de casi cuatro años, la sonrisa vuelve a poblar sus rostros redondos mientras ven admiradas al tumulto que los recibe afuera de Seguir leyendo Tenemos miedo de que los ex AFI´s tomen represalias y nos hagan daño: Teresa y Alberta