Adiós al sol griego Hugo Gutiérrez Vega

Ilustración: Dibujo a Lápiz y tinta de H.G.V. -26/09/2015 - LERG - 22x30 cm
Ilustración: Dibujo a Lápiz y tinta de H.G.V. -26/09/2015 – LERG – 22×30 cm

Víctor López Jaramillo

Al inicio del otoño, el sol griego entró en su ocaso. Una luna roja, bestia de sangre seca, diría Jim Morrison, lo acompañó en su partida.

La tarde del viernes 25 de septiembre, Hugo Gutiérrez Vega falleció. El peregrino infatigable comenzó su andar final rumbo al Hades, en donde finalmente, más allá del Leteo, el río del olvido, en los Campos Elíseos se reunirá con su generación que marcó la segunda mitad del siglo XX mexicano.

Al hablar del Querétaro moderno, suele mencionarse como el asfalto se tragó al campo, como el estado se llenó de fábricas, como de campesinos pasamos a ser obreros. Se habla en términos económicos, pero se olvida hablar de los términos culturales y educativos, y allí es donde la figura de Hugo Gutiérrez Vega toma relevancia.

Si en los años 60, Querétaro inició un proceso de transformación económica, también inició un cambio desde el punto de vista cultural.

Aunque breve, el paso de Gutiérrez Vega por la rectoría de nuestra Universidad marcó nuevas pautas. El intentar transformar una Universidad para que fuera crítica y enfrentarse al conservadurismo queretano no fue poca cosa.

Escandalizar a las buenas conciencias, como llamaba Carlos Fuentes a los conservadores del Bajío, con conferencias sobre sexualidad, Freud y Marx, debió sonar como las trompetas del Apocalipsis a los tiernos oídos conservadores queretanos.

Quizá su pasaje mas conocido sea cuando recuperó el Patio Barroco, que estaba en poder de la Iglesia Católica, con apoyo del Gobierno del Estado, para la Universidad Autónoma de Querétaro. O cuando Diego Fernández de Cevallos, lo atacó a latigazos.

¿Y ahora quién nos hablará de los angelitos nalgones que están esculpidos en el Patio Barroco?¿Quién dirá que Roberto Ruíz Obregón, dueño en el siglo XX de la concesión de Coca-Cola en Querétaro, fue un beneficiario del capitalismo monopólico queretano?

Pero no caigamos en la nostalgia, eso no le hubiera gustado a don Hugo, como solía decirle afectuosamente, por el contrario, él siempre alentó a las nuevas generaciones a construir su propia historia.

Leamos su poesía, asistamos el teatro, las instituciones culturales que ayudó a forjar.

Él construyó un puente entre un Querétaro conservador y uno multicultural, crucémoslo y construyamos nuevas historias para un Querétaro nuevo, del cual, él puso algunas semillas.

Anuncios

Sin código de honor, los políticos queretanos

nyco_rats

Víctor López Jaramillo

El código de honor dice que en caso de desastre, el capitán debe ser el último en abandonar el barco y, si es preciso, hundirse con él. Sin embargo, la nueva generación de políticos queretanos del siglo XXI parece desconocer todo código de honorabilidad; ante el hundimiento del barco, son los primeros en huir y salvaguardar su patrimonio, sin importar quien se ahogue.

No, no exagero. Empezaré a desglosar los casos en donde se verá que los capitanes de la política priista del siglo XXI carecen de honor y responsabilidad política y son los primeros en mandar al diablo a las instituciones.

Calzada, el primero en abandonar el barco

Comencemos por el caso más visible: derrotado su partido en las elecciones del 7 de junio, el gobernador José Calzada Rovirosa decidió no concluir su periodo de gobierno, el cual termina este martes 30 de septiembre y solicitó licencia para integrarse al gabinete del presidente de la República Enrique Peña Nieto.

Una vez que el capitán Calzada abandona su barco, “Querétaro, gobierno de soluciones”, comienza el auténtico desmoronamiento de todo proyecto político en el poder ejecutivo estatal y en diversas municipalidades, cada miembro del gobierno ante la ausencia de su capitán decide buscar como salvaguardarse y sobrevivir en lo que arriba el nuevo gobierno.

Bajo el periodo del gobernador sustituto para esta cuarentena política, Jorge López Portillo, los índices de violencia se incrementan a tal grado que el gobernador electo en espera de asumir el poder, el panista Francisco Domínguez Servién, se ve obligado a reclamar y exigir mayor atención para no heredar un desastre.

Sin embargo, encuentra oídos sordos en el gobierno estatal. El sustituto Jorge López Portillo parece más preocupado por aparecer en eventos sociales y posar para su nuevo retrato en el Salón Gobernadores que presenta pomposamente que en mantener el barco con rumbo.

Y en la capital, también abandonan el barco

En el gobierno municipal de la capital queretana las cosas no van de mejor manera. Tras la licencia de Roberto Loyola Vera para competir por la gubernatura, Luis Cevallos toma el mando como presidente interino. En una transición en la que todo parece tranquilo, a menos de 15 días de tener que entregar el mando al panista Marcos Aguilar, Cevallos solicita licencia por motivos de salud y Rafael Rodríguez Tolentino protesta como nuevo presidente municipal interino; así, se desata la inestabilidad.

Comienza una guerra de declaraciones, de acciones sospechosas, de datos que indican que el priismo preparaba su gran año de Hidalgo (ya sabe el dicho popular, querido lector, que –léase aquí un improperio- el que deje algo). Acusaciones sobre una camioneta blindada que nunca se pidió, cambios de uso de suelo, renuncias de altos mandos que no llegan y con ellos, liquidaciones en las que gastar el presupuesto.

Y los diputados, igual

Pero el caos y los abandonos políticos no terminan allí. Los diputados, y aquí de todos los partidos, también contribuyeron a este desorden político.

Primero, el priista Braulio Guerra Urbiola y el panista Apolinar Casillas, solicitaron licencia para irse a ocupar una diputación federal. No se llamó a sus suplentes. Después, Marco Antonio León Hernández se jubiló y tampoco se llamó a su suplente. Es decir, la máxima tribuna del estado no tuvo a tres representantes populares y la última sesión fue una auténtica fiesta privada de los diputados. Al final, solo 18 diputados quedaron tras el receso. Los que quedaron, se pusieron una gorra mandada a hacer para la ocasión que decía: La última y nos vamos. Una pachanga total. Una falta de respeto hacia quienes dicen representar.

Inestabilidad

Visto los números fríos, en menos de 2 meses Querétaro habrá tenido tres gobernadores y tres presidentes capitalinos. Ah, y sesiones con sólo 22 diputados de 25 que debieran ser. Una inestabilidad tal que no se veía quizá desde los tiempos de la revolución mexicana.

Sin código de honor, los funcionarios que han abandonado su barco son la muestra del descrédito que tiene la clase política actual. En particular los priistas, mostraron que pese a que su nombre lo diga, de institucionales no han tenido nada, sólo han buscado asegurar su futuro personal y mandar, ellos solitos, al diablo las instituciones.

Francisco Domínguez y su relación con los medios

Vale la pena preguntarnos, ¿cambiará la relación tras una nueva alternancia en el gobierno del estado?
Vale la pena preguntarnos, ¿cambiará la relación tras una nueva alternancia en el gobierno del estado?

Víctor López Jaramillo

A días del cambio de gobierno, ya se han tocado varios temas que tendrá que encarar el nuevo mandatario, entre ellos el nuevo gabinete, la seguridad, las inundaciones, la presencia de testigos sociales (posibilidad negada por el equipo de transición panista) pero hay un tema que no se ha tocado: la relación entre los medios y el gobierno de Francisco Domínguez.

En una democracia funcional, esta pregunta ni tendría que plantearse puesto que el papel de la prensa es ser el “perro guardián” de la democracia.

LOS ELEMENTOS DEL PERIODISMO

Un periodismo que, de acuerdo con lo planteado por Bill Kovach y Tom Rosentiel, en el libro Elementos de periodismo, debe cumplir con lo siguiente: la primera obligación del periodismo es la verdad. Debe lealtad ante todo a los ciudadanos. Su esencia es la disciplina de verificación. Debe mantener su independencia con respecto de quienes informa. Ejercer un control independiente del poder. Ofrecer un foro público para la crítica y el comentario. Esforzarse porque el significante sea sugerente y relevante. Las noticias deben ser exhaustivas y proporcionadas y debe respetar la conciencia individual de sus profesionales.

De estos nueve puntos, destaco dos: la lealtad ante los ciudadanos y la independencia con respecto de quien informa. La primera consiste en que no se debe tratar a los lectores como clientes.

Si bien un medio debe buscar la rentabilidad, este no debe ser el único fin, sino crear una relación con su audiencia “basada en sus valores, en sus juicios, autoridad, coraje, profesionalidad y compromiso con la comunidad. Al proporcionar todo esto, establecen un vínculo con el ciudadano que la empresa periodística alquila luego a sus anunciantes”, establecen Kovach y Rosentiel.

En el caso de la independencia, significa mantener la mirada crítica de lo que se informa y sobre quién se informa.

¿Y LA PRENSA QUERETANA?

¿Estos puntos básicos se cumplen en la relación entre la prensa queretana y el poder político, en concreto, el gobierno estatal?

Para encontrar una respuesta, podemos citar a los investigadores de la UAQ Germán Espino y Efraín Mendoza en su nuevo libro Los gobernadores, enclaves del autoritarismo en México, sometimiento y subordinación de los medios de comunicación locales, en cuyas conclusiones afirman que: “en Querétaro los medios locales se convierten en voceros del gobierno en tiempos ordinarios pero esto empeora en la época de campañas electorales”.

Y agregan: “en las elecciones de 2012 los medios locales ya no sólo funcionaron como voceros del partido gobernante (PRI), en estas elecciones cruzaron la línea y se convirtieron en los protagonistas de la campaña negativa del PRI. Mintieron, difamaron e insultaron al candidato opositor con absoluta impunidad”.

Vale la pena preguntarnos, ¿cambiará la relación tras una nueva alternancia en el gobierno del estado?

Para ello, baste revisar los antecedentes que ha tenido el PAN en el poder y su relación con los medios.

En el libro ya mencionado, Espino y Mendoza señalan que durante los doce años de gobierno panista no se alteró el pacto establecido desde los tiempos del priísmo hegemónico.

Y destacan la rotación de periodistas, incluso de directores de medios, durante el sexenio de Francisco Garrido (2003-2009). Señalan que estos constantes cambios sólo sirvieron para “consolidar la dominación que ejercía el gobernador Garrido sobre los medios de comunicación locales”.

EL PAN SOMETIÓ A LOS MEDIOS

Los medios estuvieron sometidos al poder del palacio de la Corregidora durante la era panista.

Francisco Domínguez no llega en blanco a la gubernatura. Ya tiene sus antecedentes con los medios. Cuando alcalde, fue criticado en redes sociales por rifar una casa entre reporteros de la fuente durante una de esas tradicionales comilonas que se da a los integrantes de los medios con motivo de las fiestas decembrinas.

Su modelo no se apartó del modelo priista o garridista: la compra de voluntades a través de prebendas a la prensa.

¿Esa será la base de su relación con la prensa durante su paso como ejecutivo estatal?

Si en primera instancia Domínguez ya negó la posibilidad de testigos sociales durante la entrega recepción, ¿habrá la posibilidad de modificar la relación con los medios o seguir con la misma vieja fórmula? Por el momento, dados los antecedentes, no hay visos de cambios.

UNA PROPUESTA

Aunque hay un punto que puede servir de inflexión para Francisco Domínguez, y el bloque panista en general: la aprobación de la Ley para la Protección del Ejercicio Periodístico. Si en un principio, integrantes del gremio rechazaron la propuesta hecha por el priísta Braulio Guerra, era porque mantenía los controles hacia la prensa a través de prestaciones sociales y económicas.

Una nueva ley, en donde se respete el trabajo periodístico y la protección el ejercicio profesional y además se mantenga la independencia del poder, debería ser impulsada por los diputados y promulgada por Francisco Domínguez. Sin embargo, la tentación autoritaria del panismo parece imponerse y no querrá mover ni un ápice la estructura de la relación actual de la prensa, simplemente pedirá un cambio de dueño.

La rana hervida queretana

Santa María Magdalena, en medio de las balas
Santa María Magdalena, en medio de las balas

Víctor López Jaramillo

El legado de descomposición social que el gobierno de José Calzada-Jorge López Portillo deja a Querétaro se ve reflejado en la dramática situación que viven los habitantes de Santa María Magdalena y el halo de violencia que se ha adueñado de sus calles.

La tranquilidad se ha roto. Lejos de hablar de los tradicionales tacos de canasta, sus lolos y su tradicional feria del mole, ahora las noticias son sobre los robos al tren y las balaceras que se suscitan.

Aunque las autoridades lo nieguen, los vecinos de Santa María Magdalena conviven con la violencia cotidiana. Desde los vagones del tren, se dispara sin miramientos contra los habitantes. Y, además, se les criminaliza, práctica habitual en este gobierno, tanto local como federal, de culpar a la víctima.

Cerrar los ojos a la realidad

El problema no surgió por generación espontánea, creció lentamente y las autoridades no hicieron nada para frenarlo. Anclados en el discurso de que Querétaro es de los estados más seguros, optaron por cerrar los ojos a la realidad e inundar de propaganda asegurándonos que vivíamos en un mundo feliz.

Santa María Magdalena ya había dado señales de que había sido olvidada por las autoridades. Recordemos que es una de las zonas que más padeció por las inundaciones que las lluvias atípicas, según las autoridades, provocaron.

En medio de soldados y oficiales armados, es decir, entre una Zona Militar y una Terminal Intermodal de Carga, la localidad se ha convertido en un lugar donde la inseguridad ha anidado.

Los robos a los trenes de carga que pasan se han vuelto cosa común. Ahora, los enfrentamientos con armas de fuego con saldo de heridos empiezan a ser cosa de todos los días. ¿Qué sigue?

Hierve la rana

Imagine usted una rana a la que echan en una olla con agua tibia. Como no es mucho el calor, la rana lo soporta. Pero el calor aumenta poco a poco; la rana se adapta a esos pequeños incrementos de temperatura. Y sin darse cuenta, el agua alcanza punto de ebullición y con ello, la rana muere.

A esto se le llama el síndrome de la rana hervida y es lo que nos pasa en Querétaro. Los hechos de violencia poco a poco han aumentado. Pero como son pocos, la autoridad los niega. Luego, una comunidad en Santa Rosa Jáuregui empieza a tener altos índice de delincuencia que lleva a que incluso la policía dude en entrar a ella. Pero no pasa nada, creemos que podemos soportar eso. Después, otra localidad, ya en zona conurbada, vive asaltos al tren con balaceras y se hiere a vecinos. ¿Vamos a seguir con esa actitud? ¿Qué colonia, que localidad sigue en ser presa de la delincuencia?

Acusaciones entre priistas y panistas

En estos días de entrega-recepción, el equipo de Francisco Domínguez acusó al gobierno saliente de Calzada-López Portillo de no entregarles el Programa Estatal de Seguridad Pública que exige la ley. Entre dimes y diretes entre equipos de gobierno, empiezan a mostrarse las grandes grietas que deja el gobierno priista. Y la seguridad pública es una de ellas.

Lo que sucede en Santa María Magadalena es una muestra palpable del deterioro del tejido social.

Cuidador de palacio

71_273_13837_274372431_DSC_0186

Víctor López Jaramillo

En 1949, cuando el gobernador Agapito Pozo Balbás solicitó licencia ante la Legislatura para abandonar el cargo de gobernador de Querétaro, Eduardo Luque Loyola fue designado como gobernador interino para complementar el periodo 1943-1949.

Luque Loyola, quien aspiraba a ser gobernador constitucional, vio así truncadas sus aspiraciones y en vez de gobernar por seis años, tuvo que conformarse con hacerlo por seis meses. Asumió el cargo con la idea de ser “el cuidador de Palacio”, y de seguir la línea marcada por su antecesor, además de resolver los problemas que se presentaran en el resto del periodo, esto de acuerdo al periodista David Estrada, quien así lo narra en su libro “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939-1985”.

Esa frase de Cuidador de Palacio define a la perfección también el papel que jugará el nuevo gobernador sustituto Jorge López Portillo Tostado, quien asumió el cargo tras la licencia de José Calzada Rovirosa, quien parte a la Ciudad de México a integrarse al gabinete del Presidente Enrique Peña Nieto.

Calzada abandona la gubernatura en pleno proceso de entrega recepción, el momento fundamental de la transición. Traicionando sus palabras de que gobernaría por seis años completos, José Calzada abandona en el ocaso a su barco, para brincarse a otro barco que también parece hundirse pero cuyo capitán, Enrique Peña Nieto, da golpes de timón para salvarlo.

En el más puro estilo autoritario priista, el gobernador deja su cargo para incorporarse al gabinete federal, sin importar lo que suceda en la entidad. Justo como se hacía en la Presidencia Imperial priista, término acuñado por Enrique Krauze, cuando el presidente omnipotente podía remover gobernadores a su voluntad. Lo que sucedió el 27 de agosto de este año es una muestra más del intento restaurador del autoritarismo priista.

Apenas un mes y una  semana faltaba para que Calzada terminara su periodo. ¿Acaso no podía esperar ese tiempo el exgobernador para dejar su cargo en el estado a cuyos ciudadanos tanto quiere, según dijo en su videoinforme hace apenas un mes? No, al parecer, en la Restauración Priista, los deseos del presidente imperial siguen siendo órdenes.

NEGRO HISTORIAL DE JORGE LÓPEZ PORTILLO

Si la genuflexión de los estados priistas al presidente imperial es una de las cosas que preocupa, es más preocupante quién fue designado sucesor. Jorge López Portillo Tostado, llega con un negro historial.

En su currículo como secretario de Gobierno destaca que ha amenazado a comunicadores y ha sido acusado de nepotismo porque gran parte de su familia nuclear labora en gobierno del estado. Se ha enfrentado a la empresa Uber, más porque su hijo es socio de una App rival directa de la empresa, que por asuntos legales.

Es decir, el gobernador sustituto no se ha distinguido por ser democrático ni abierto a la crítica. A sus críticos, como el locutor que criticó la inseguridad, lo llamó putarraco. Así es su nivel de tolerancia.

Tiene un mes de gobierno. Un mes, que estará más absorto en el proceso de entrega recepción que en ejercer acciones de gobierno.

Jorge López Portillo Tostado será gobernador sustituto cuando la Constitución local también prevé la figura de encargado de despacho de la gubernatura. Sin embargo, los legisladores decidieron nombrarlo gobernador. Pero más que gobernador, será un Cuidador de Palacio.