La huelga de los 19 días (y sus 500 noches)

cb679dccf395f231337aadde0b8e21b7
Laura Leyva, líder del STEUAQ, al momento de retirar las banderas de huelga de la UAQ. Foto: Marissa Sánchez

Víctor López Jaramillo

Tras una prolongada huelga que duró 19 días (que se sintieron como si fueran 500 noches, agregaría parafraseando a Joaquín Sabina), ésta llegó abruptamente a su fin el pasado miércoles cuando tras un fallo de la Junta de Conciliación y Arbitraje (JLCA) en donde imputa la responsabilidad de la huelga al patrón, es decir, la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), lo cual obliga a conceder todos los puntos del pliego petitorio del Sindicato de Trabajadores y Empleados (STEUAQ).

Fue el punto culminante de una semana de confrontación política donde, el lunes 21, universitarios salieron a la Plaza de Armas a exigirle al gobernador que sacara las manos del conflicto que vivía la universidad y le exigían diálogo público; al día siguiente, se haría público el laudo de la JLCA y el miércoles el STEUAQ retiraba las banderas de huelga y entregaba la instalaciones universitarias.

Sin embargo, el propio rector de la UAQ, Gilberto Herrera Ruiz, manifestó que cumplir con el pliego petitorio significaría dejar a la universidad en una inviabilidad financiera, toda vez que no se cuentan con los recursos y que, por ello, se ampararían ante la justicia federal.

Es decir, el conflicto había comenzado una escalada a otro nivel, una pelea que se daría en los tribunales y que sería larga y desgastante para todas las partes involucradas.

La petición de diálogo encontró eco el jueves y finalmente se encontraron el gobernador Francisco Domínguez y el rector Gilberto Herrera.

Ahora, tras la pausa de las fiestas religiosas, este lunes 28 la UAQ y el sindicato de trabajadores llegaron a un acuerdo finalmente, el cual fue firmado en el Palacio de la Corregidora donde el propio gobernador fungió como testigo.

¿Es este el fin del conflicto o es sólo un impasse? Hasta el cierre de edición en que se entregó este artículo, aún no se hacían públicos cuáles eran los puntos finales que ponían fin a esta huelga de 19 días, pero todo parece indicar que todas las partes tuvieron que ceder, en términos deportivos diríamos que es un empate; cabe recordar que en política un empate sabe a gloria comparada con una derrota.

Así, la universidad se prepara para intentar recuperar el tiempo perdido, donde el mes de marzo quedará marcado como el mes de la guerra universitaria. Y digo guerra porque los simpatizantes de todos los bandos se enfrentaron verbalmente tanto en redes sociales como en tertulias personales.

Llega abril, un mes donde nos corresponde convertirlo en el mes de la concordia y construir acuerdos para fortalecer a nuestra universidad.

Muchas cosas se avizoran en el horizonte de la universidad, entre ellas, una adelantada sucesión, porque pese a que aún restan casi dos años a la actual administración universitaria, algunos suspirantes jugando al futurismo ya comienzan a mover sus piezas pensando en las próximas elecciones internas.

Antes de pensar en sucesiones, los universitarios tenemos que hacer un análisis crítico de los recientes acontecimientos y con ello fortalecer a nuestra alma mater.

PD. Horas después de enviado este artículo para su publicación en el Universal Querétaro, la UAQ dio a conocer los términos del acuerdo. Transcribo el comunicado enviado por las autoridades universitarias.

Comunicado

La Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) informa que, con base en sus principios de transparencia, austeridad, rendición de cuentas y cuidado siempre a la viabilidad financiera de la Institución, las autoridades universitarias firmaron un convenio con el Sindicato de Trabajadores y Empleados (STEUAQ).

El acto protocolario se llevó a cabo en Palacio de Gobierno, con la presencia del gobernador Francisco Domínguez Servién.

 El rector Dr. Gilberto Herrera Ruiz expresó que de este proceso sale fortalecida la Máxima Casa de Estudios de la entidad por lo cual, dijo, todos debemos continuar trabajando para que nuestra Institución siga siendo orgullo de la sociedad. 

Por su parte, el Gobernador destacó la disposición de la UAQ para llegar a acuerdos y recalcó el entendimiento de la secretaria general del STEUAQ.

 En este acuerdo, la Universidad sostuvo parte de la propuesta que planteó a los trabajadores desde antes del estallamiento de la huelga: incremento de 3.15 por ciento directo al salario y 1.1 por ciento en prestaciones no ligadas al salario, aumentos que serán retroactivos al 1 de enero de este año; otorgamiento de 35 bases en el segundo semestre de 2016 y una bolsa de un millón 300 mil pesos que se repartirá entre todo el personal sindicalizado, por partes iguales.

 Respecto a la revisión contractual se acordó:

·      Las convocatorias de nuevo ingreso para laborar en la Universidad serán abiertas para la sociedad en general.

·      La selección de los proveedores de los uniformes ya no se hará de manera discrecional por parte de la dirigencia sindical, sino de acuerdo a la Ley de Adquisiciones, Enajenaciones, Arrendamientos y Contratación de Servicios del Estado de Querétaro. De igual manera sucederá en el caso de los proveedores para el aniversario del Sindicato.

·      Se conforma una comisión paritaria para el otorgamiento de bases y otra para la asignación de promociones. En el proceso podrán participar todos los sindicalizados eventuales y de base, respectivamente, que reúnan los requisitos de la convocatoria. Se tomarán en cuenta los cursos impartidos por el STEUAQ, para lo cual se informará a la Universidad previamente y se deberán entregar las listas de asistencia cuando concluyan.

De los miembros de las comisiones por parte del sindicato, dos serán nombrados por la Asamblea y uno será integrante del Comité Ejecutivo, quienes no deberán tener reportes en los últimos cinco años.

·      El STEUAQ propondrá una lista de suplentes y eventuales para cubrir los espacios pendientes, con base en perfiles, aptitudes, conocimientos y necesidades de la Institución. Cuando no se cumpla con esto, la Universidad dará por escrito las razones.

·      Se cubrirán los espacios faltantes en el Sindicato previstos en el Contrato Colectivo. El STEUAQ podrá proponer al personal de acuerdo al perfil, aptitudes, conocimiento y necesidades del puesto.

·      Los trabajadores eventuales a los que no se les renovó su contrato en diciembre, serán recontratados a partir de los 15 días hábiles siguientes a que se reanuden las labores y a partir de esa fecha se les hará su pago.

·      Los eventuales a los que se les venció su contrato el 29 de febrero, se les renovará a partir del 4 de abril, sin salarios caídos.

·      Se pagarán los gastos de huelga por la misma cantidad del emplazamiento de enero de 2015.

·      A partir del 15 de abril se retomarán los descuentos vía nómina solamente de las cuotas ordinarias, no de sanciones sindicales.

·      Se pagará el 100 por ciento de salarios caídos al personal  sindicalizado de base.

Con estos acuerdos, el Rector de la Máxima Casa de Estudios reiteró el llamado a todos los integrantes de la comunidad universitaria a seguir trabajando en beneficio de los estudiantes y a continuar fortaleciendo a la Institución.

Anuncios

Viacrucis de la UAQ

IMG_7382
Foto: Wendy Arellano

Víctor López Jaramillo

En la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) ha iniciado la tercera semana de la huelga que ha convocado el Sindicato de Trabajadores y Empleados de la misma institución (STEUAQ) y hasta el momento sólo existen puentes rotos entre las partes, lo cual incluso ha llevado a las autoridades universitarias a realizar un mitin en el corazón político del estado para exigir al gobierno de Francisco Domínguez Servién que saque las manos del proceso que vive la institución.

Recapitulando

Podrá parecer paradójico que la Universidad tenga banderas rojinegras en pleno ciclo de vacaciones de primavera; sin embargo, hemos llegado a este punto gracias a la falta de acuerdos.

Aunque ya hemos comentado los pormenores de la huelga y que esta sea la tercer entrega consecutiva donde hablamos del tema, considero pertinente recordar cómo hemos llegado al punto en el que más de un millar de universitarios se congregaron en Plaza de Armas para exigir al gobernador Domínguez un diálogo y que deje de intervenir en el conflicto, mientras éste se encontraba en Bernal celebrando el equinoccio.

El STEUAQ emplazó a huelga el 1 de marzo por considerar que la UAQ violaba el contrato colectivo de trabajo y por no aceptar las primeras propuestas iniciales en cuanto al incremento salarial. Desde el 1 de marzo comenzó el viacrucis universitario porque el sindicato pidió prórroga para el emplazamiento a huelga.

Finalmente, el 4 de marzo las banderas de huelga se colocaron en las rejas universitarias. Desde entonces y hasta este 21 de marzo han habido encuentros infructuosos entre las partes y se han recrudecido las posiciones al entrar en acción un tercer actor: el gobierno del estado.

Aunque de las 13 demandas del STEUAQ 10 ya se han saldado, quedan fuertes diferendos en tres puntos que conciernen al control del ingreso de personal contratado por la UAQ; mientras el STEUAQ quiere mantener el control, las autoridades universitarias piden comités paritarios para la selección de nuevo personal.

Otro punto que tiene detenidas las negociaciones es la exigencia por parte de las autoridades universitarias de que la líder sindical compruebe un recurso de 2 millones de pesos que le fue entregado.

A esto se le suma la falta de oficio político del secretario del Trabajo, José Luis Aguilera, quien a decir de la UAQ ha estado lejos de ser un árbitro imparcial y, por el contrario, ha dado señas de favorecer a una de las partes en perjuicio del contendiente institucional. A tal extremo ha llegado Aguilera que desde sus redes sociales ha compartido memes mofándose de las autoridades universitarias.

Rectoría acusa a Gobierno de querer desestabilizar a la UAQ

Finalmente, el pasado viernes, Rectoría acusó directamente al gobierno del estado de querer desestabilizar a la universidad a través de la creación de grupos de choque al interior. Desde diciembre, enviaron al gobernador una carta exigiendo una explicación de por qué se han acercado a profesores universitarios proponiéndoles la creación de estos grupos al interior. El silencio ha sido la respuesta.

Eso, más la actuación del secretario Aguilera, fueron los motivos por los que las autoridades universitarias consideraron que existe una violación a la autonomía.

La respuesta fue que en pleno periodo vacacional, cuando muchos alumnos y profesores se encuentran en descanso, acudieron al llamado más de un millar de personas para exigirle al gobernador que deje de intervenir en la universidad, que se respete la autonomía y que se baje a dialogar con los universitarios, cosa que nunca sucedió.

Finalmente, se le hizo la invitación al gobernador de que asista al próximo Consejo Universitario Extraordinario a celebrarse el 7 de abril.

Muchas cosas aún están por suceder, en tanto, se abre un compás de espera.

La incertidumbre #HuelgaUAQ

 

 

IMG_7205 2
La UAQ, en la incertidumbre

Víctor López Jaramillo

Finalmente el plazo fatal llegó y en la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) lucen las banderas rojinegras que representan la huelga que desde el viernes 4 de marzo a mediodía tiene detenidas labores administrativas, académicas, deportivas y de extensión en nuestra máxima casa de estudios de la entidad.

Huelgas anteriores

La UAQ no es una institución que se caracterice por tener huelgas frecuentes, y cuando las tiene siempre se privilegia el diálogo. Incluso hubo una huelga que duró menos de una hora. Pero en estos últimos años, algo ha ido cambiando en nuestro centro de estudios; recordemos que en el 2014 hubo una huelga y en el otoño del año pasado también hubo amenaza de huelga que finalmente se postergó hasta este marzo.

No voy a caer en sentimentalismos baratos de decir que tengo un nudo en la garganta por ver banderas rojinegras en las rejas azules y blancas de la UAQ, ni en posturas extremas de no escuchar a las partes, sino simplemente intentar entender la huelga como un derecho laboral que usa un gremio para mejorar sus condiciones de trabajo.

Personalización del conflicto

Sin embargo, llama la atención un hecho: la personalización del conflicto. Muchas veces, más que hablar de una institución y un sindicato, se termina personalizando y hablando de personas.

Desde la huelga pasada, el nombre de Laura Leyva se convirtió en sinónimo de su sindicato, lo cual se reforzó con su reelección.

Y su nombre siguió despuntando cuando en el último trimestre del año fue rescindido su contrato laboral en la UAQ, aunque el sindicato le mantuvo el reconocimiento como líder de la organización.

¿Cuál fue el argumento de las autoridades para despedir a Leyva? Fue la falta de comprobación de dos millones de pesos. Esos puntos que aún se siguen discutiendo durante las mesas de negociaciones entre sindicato y UAQ.

Ignoro si hay una animadversión personal entre las autoridades universitarias y la líder del sindicato, como se ha planteado en diversos escenarios, pero lo que parece evidente es la falta de diálogo para poder llegar a un entendimiento.

El Gobierno del Estado lo ve como conflicto político propio

Y aquí es donde entra un tercer actor: el Gobierno del Estado, que parece haber traspasado su función en la labor de conciliación y arbitraje.

Uno de los mitos de la pax queretana que tanto presumen los gobiernos, da igual si son rojos o azules, es que en el estado existe una paz laboral inquebrantable. Entendiendo por paz laboral el que no haya huelgas, el que los trabajadores prácticamente declinen a hacer uso de sus legítimos derechos para exigir mejores condiciones laborales.

Y he aquí que una huelga en la Universidad les causa un conflicto político en el que han mostrado no saber como ser un intermediario eficaz.

Primero, el secretario del Trabajo, José Luis Aguilera, quien obtuvo su cargo como parte del pago de cuotas que el gobernador Francisco Domínguez hizo a sus aliados electorales, no ha mostrado talento político, al contrario, en sus declaraciones previas hacía descalificaciones a las autoridades universitarias.

Veo poco factible que las autoridades universitarias y el sindicato lleguen a aceptar una solución impuesta desde el Palacio de la Corregidora. Toda solución tendrá que ser producto del diálogo y del consenso entre las partes discordantes.

En este momento, ambas partes se guardan sus cartas, sin embargo, una huelga prolongada no conviene a nadie, y pudiera hacer que la animadversión entre simpatizantes y adversarios de la huelga se pudiera hacer más grande.

En las redes sociales podemos encontrar desde posturas jocosas a la huelga hasta discusiones fuera de tono en donde ya no se lee al otro, sino que se pasa directo a la descalificación.

Esperemos que en caso de prolongarse la huelga, no se suba el tono y que se privilegie el diálogo.

¿Fin del caso? #Yosheline

1919510_446403502223232_1563962773973125988_n

Víctor López Jaramillo
(Publicado el 23 de febrero de 2016)
Finalmente, tras dos meses de que Yosheline Arenas Heredia había sido reportada como desaparecida, se informó que sus restos fueron localizados desde hacía un mes, pero no se había confirmado su identidad.

Así, culmina una historia que de no ser por la presión de la opinión pública, probablemente hubiera pasado al olvido, como algunas otras historias de desapariciones no sólo en el estado sino en el país.

Se rompe el silencio

Hace un mes, el 18 de enero, se reportó el hallazgo de unos restos humanos; sin embargo, las autoridades no informaron de quién eran.

El silencio se rompió este viernes 19 de febrero por la tarde, cuando finalmente la Procuraduría General de Justicia (PGJ) informó que los restos encontrados hace un mes son de Yosheline, la joven de 19 años.

Durante la conferencia de prensa, estuvo presente Jorge Sánchez, abogado de la familia, de quien dijeron las autoridades que todo momento había estado colaborando.

A la par, se informó que ya tenían bajo detención al presunto culpable y en ese momento se realizaban cateos en un domicilio.

Como mencionamos hace cuatro semanas, este caso podría marcar el sendero del panista Francisco Domínguez Servién en materia no sólo de procuración de justicia e impunidad, sino también en el aspecto de alerta de género.

La historia comienza, de acuerdo con la PGJ, el 12 de diciembre cuando iniciaron la averiguación previa por la desaparición de Yosheline; sin embargo, recordemos que durante esos días de diciembre, hubo señalamientos por parte de los familiares en el sentido de que había negligencia en las acciones de las autoridades.

El caso tomó un giro en el ya mencionado 18 de enero, con el hallazgo de un cadáver y la especulación sobre si era o no la joven desaparecida.

Dos días después, se presentó ante la opinión pública un video, obtenido por los familiares, donde se ve a Yosheline subirse a un vehículo.

Este hecho fue retomado durante la conferencia de prensa y las autoridades fueron muy enfáticas en destacar que Yoshelineabordó de forma voluntaria un vehículo de color gris”.

Llama la atención el hecho de que reiteren que se fue de forma voluntaria. Es claro el intento de culpar a la víctima, de revictimizarla.

Amenazan a activistas

Ya se resolvió el caso pero aún falta mucho por trabajar en el aspecto de la alerta de género. Se ha hecho el llamado para que sea tomado en serio por las autoridades y tomen en cuenta las recomendaciones de organizaciones sociales que trabajan el tema.

De manera paralela, es preocupante el hecho de que activistas que se dedican a investigar el tema de las desapariciones hayan recibido amenazas.

Hace un año, Aleida Quintana denunció que recibió amenazas. La semana anterior, nuevamente ha denunciado que recibió amenazas.

Las autoridades deberán estar atentas a este hecho que forma parte de un gran entramado sobre un problema que afecta a Querétaro: las desapariciones y la impunidad.