“El camino hacia el poder está pavimentado de hipocresía”

Desde su aparición, House of cards rompió paradigmas. En primera, porque es una serie que no es producida por las grandes cadenas televisivas tradicionales ni se emite a través de lo que pudiéramos llamar televisión “tradicional”. Y dos, su visión de la política se aleja de los bonachones personajes de The West Wing para adentrarnos en el mundo de la descarnada Real Politik.

Anuncios