¿Y la oposición?

La oposición que podría representar un verdadero dolor de cabeza podría no venir de los partidos políticos sino de las organizaciones sociales.

Anuncios