El Brindis del Ateo

Víctor López Jaramillo Llegó la hora del brindis, la hora en que las burbujas de las copas pelean y se reconcilian para luego morir en una garganta festiva; es justo el momento que precede a los abrazos y decir “¡Feliz Navidad!”. Y todo va bien en la cena (ya saben, estas historias siempre tienen un […]

Mis películas navideñas favoritas

Quizá mi selección no sea la más ortodoxa del mundo ni la que tenga el mensaje navideño más tierno del mundo, pero precisamente entran en mi top 5 por eso: rehuyen de la melcocha navideña y aportan una sana dosis de humor negro. Empecemos.

Navidad de medio siglo XX

“Meses de preparación entusiasta hace que lleguemos a la noche soñada: noche en la que la ciudad se convierte en algo así como síntesis del tiempo y el espacio…y vemos como por la calles transitan personajes arrancados a los libros santos, escuchamos cánticos celestes, mezclados con la realidad de quienes los representan: niños humildes, mujeres del pueblo, todos empeñados en lograr una noche de Navidad espléndida”.

Añoranzas, una Navidad en el 58

Para dimensionar el tamaño de la ciudad, a diferencia de hoy que los números telefónicos alcanzan los siete dígitos, en el 58 bastaban tres dígitos para marcar a cualquier teléfono local. Así, si usted quería llamar a la agencia RCA Victor para preguntar si ya había llegado su reloj Elgin, sólo tenía que dar a la operadora el número 4-07 para poder ser comunicado. O si no, podía ir directamente a su local en Juárez Norte 57.