Sísifo en el Corregidora #GallosBlancos

La esperanza es fuente inagotable del aficionado queretano y la clase política ha sacado ventaja de ello. En las elecciones de 2009, era frecuente ver a los candidatos darse de baño de pueblo en el Corregidora aunque no entendieran lo que es el fuera del lugar o la regla del gol de visitante.

Anuncios

Aguirre y su espejo negro

Y todo se quedó en discurso hueco, vacío, dejando desolados a los aficionados tenochcas que golpeaban los muros de concreto y no tenían más herencia que un conejo en una portería hecha una red de agujeros. Y pese a tener a Rafa Márquez como resguardo, ni con ese escudo pudo ser sostenida la soledad de su derrota. (Sí, es el poema azteca “Después de la derrota” en versión remix futbolera)

De Comala a Rustenburgo

Partido tozudo. Partido peleado. No se puede esperar menos de los herederos de la garra charrúa y de un equipo de Aguirre, que cuando ha ganado algo, es más con esfuerzo que con talento, ahí está de ejemplo el gol de testículo de Glaría para darle el primer título al Pachuca. Sólo con tanates Aguirre gana algo.

La guerra de los sándwiches

Ahí está la patria –o lo que queda de ella que, como dice la canción de Miguel Mateos, se emborracha cuando gana y amanece con un forastero en la cama y sueña con todo lo que le han quitado.

Tendremos un Estado fallido y amplias zonas del país ingobernables, pero se le ganó a Francia. Total…