El blog de Víctor López Jaramillo

México, el Ícaro del futbol mundial


Así recibirán las grandes potencias a la selección. Imagen tomada de http://www.apebas.com.mx/

Así recibirán las grandes potencias a la selección. Imagen tomada de http://www.apebas.com.mx/

Para Elisa H., a ver si con la dedicatoria lee este post…

Víctor López Jaramillo

Al igual que Ícaro, el de la leyenda griega, cada proceso mundialista, la selección mexicana de fútbol quiere volar tan alto con falsas alas, que acaban derritiéndose y se hunde en el mar del cuarto partido.

Pero eso no le importa ahora a muchos. Sí, sí, nos vamos al mundial, o mejor dicho, la selección mexicana se va al mundial.

Y desde ya el Perro Bermúdez se desgañita y Martinoli pone a un puñado de jugadores medianos a la altura de los más grandes héroes. ¿A quién quieren engañar? Clasificar era una obligación en una zona futbolística tan mediocre, no hacerlo hubiera sido un fracasotote, Lapuente dixit.

Y al borde del fracasotote estuvo la selección mexicana. Nunca como antes, en este proceso, a los jugadores les quedó como anillo al dedo el mote que hace 50 años les pusiera Manuel Seyde: los ratones verdes.

Y ratones parecían en varios juegos: espantados, corriendo sin orden, esperando que el partido terminara para regresar a su ratonera. Pésimas decisiones de los directivos pusieron en riesgo un negocio de 350 millones de dólares, que fue lo que ha generado la selección durante la eliminatoria, falta lo que se agregue el año que entra.

Mucho dinero pero poco futbol, lo esencial. Sí, la selección genera tantas ganancias gracias a sus partidos en Estados Unidos, que es el manjar de muchos patrocinadores. Y ya todo se maneja mercadotécnicamente, incluso las declaraciones de Aguirre.

No es casualidad su discurso belicoso previo al encuentro ante El Salvador, usando constantemente la palabra guerra. En realidad, es el inicio de la campaña publicitaria de Adidas que usa el eslogan: Somos guerreros. Mucha publicidad y poco fútbol.

La selección es sólo mercadotecnia, hasta las declaraciones de Aguirre son parte de una campaña de Adidas. Cartón tomado de http://www.apebas.com.mx/

La selección es sólo mercadotecnia, hasta las declaraciones de Aguirre son parte de una campaña de Adidas. Cartón tomado de http://www.apebas.com.mx/

Tres entrenadores pero ningún plan a futuro. Se resuelve lo urgente pero se olvida lo importante. El futbol mexicano se ahoga en vanaglorias, Como  Ícaro, la selección mexicana quiere volar tan alto que el sol derrite la cera de sus falsas alas.

Falsas alas que se fincan en sueños de grandeza no justificados y derrotas tan amargas que muchos acaban por tomarles gusto y acostumbrarse.

Falsas alas creadas con la cera de los comentarios emitidos por Televisa y TV azteca que se desvanecen cuando el balón rueda en los partidos importantes.

Falsas alas que ya fueron derretidas en el cielo del Mundial en Argentina 78. Entonces se proclamaba a los cuatro vientos que era la mejor selección de la historia y el entrenador Roca declaraba que México, con su entonces joya juvenil llamada Hugo Sánchez (hoy ese lugar lo ocupan Giovanni y Vela) estaba para pelearle a cualquiera. Ajá, ni pelearon ni jugaron al futbol. Fueron humillados por Alemania quien los goleó seis a cero. Además de las derrotas ante Túnez y Polonia, ambas por marcador de tres a uno (de click en los links para ver los resúmenes de los partidos).

Falsas alas que no pudieron volar en el Mundial de España 82, donde fueron eliminados por Honduras.

Falsas alas con las que creyeron llegar al sol en el cielo de casa en el Mundial de México 86, para los que se le dieron todas los apoyos a Bora Milutinovic, como dividir el torneo, entonces duraba todo el año, en dos –he ahí un antecedente local de los torneos cortos- y ceder con mucha anticipación a los seleccionados. El resultado: desplome en penaltis ante Alemania.

Falsas alas que no pudieron despegar en Italia 90, porque no se fue por un caso de corrupción (los famosos cachirules) de la Federación Mexicana de Futbol.

Falsas alas que en EUA 94 cayeron otra vez en penales. En Francia 98, otra vez fuera ante Alemania por un error táctico del hasta entonces infalible entrenador Manuel Lapuente. En 2002, el coco se llamó Estados Unidos. En 2006, Argentina.

Ahora, sigue Sudáfrica 2010 y las televisoras conscientes del gran negocio que es la selección, pronto comenzarán a inflarla, hacerle sus falsas alas al Ícaro del fútbol mundial.

En la novela “La región más transparente”, un personaje está abrumado porque su vida es una cadena de derrotas, alguien lo consuela y le dice que no, que su vida no son grandes derrotas, que en realidad lo que ha tenido son pequeñas victorias.

Y así está México, sólo tiene pequeñas victorias siendo campeón de la Copa Oro, de la Copa Confederaciones cuando se jugó en casa, aisladas victorias en partidos oficiales ante Brasil y Argentina, pero no más.

Juan Villoro dice que ante falta de triunfos, los mexicanos nos engolosinamos con las pequeñas victorias, con esos hechos aislados: las chilenas de Hugo Sánchez, los goles increíbles de Borja, las atajadas de Campos.

Pero falta ese gran triunfo y la Federación no ha fincado las bases para lograrlo, todo es improvisación, todo de última hora y confiando en la debilidad de los rivales de la zona. Pero eso sí, infla a la selección convirtiéndola en una máquina de hacer dólares que provoca la envidia las potencias verdaderamente futbolísticas.

Una federación entrampada, amañada, a la que no le interesa el progreso del fútbol mexicano, sólo le importa el resultado inmediato, la cantidad de dinero generada en la taquilla, aprovechando la nobleza del aficionado mexicano, que en cuestión de futbol es como en la política: siempre dispuesto a creer en el nuevo mesías (gobernante o entrenador) que nos sacará del desierto y nos llevará a la tierra prometida de ser campeones mundiales o al primer mundo, lo que suceda primero.

PD. Ya clasificados, la selección mexicana fue incapaz de derrotar a Trinidad y Tobago, que ya estaba eliminado y no peleaba nada. 2 a 2 el resultado final. México califica como segundo lugar.

Anuncios

2 comentarios el “México, el Ícaro del futbol mundial

  1. Elisa
    octubre 18, 2009

    Me hace preguntarme: Qué podemos hacer los aficionados para no sólo criticar pero aportar de algún modo algo?! Se te ocurre algo Victor!? 🙂

    Me gusta

    • victorlopezjaramillo
      octubre 18, 2009

      Vaya pregunta provocativa.
      Mientras escucho la canción que me recomendaste, intentaré responder brevemente con la promesa de ampliar mi opinión en un post más adelante profundizando en unos puntos.
      En primer lugar, el futbol comercializado no es un deporte, es un espectáculo, una mercancía más en esta sociedad de consumo.
      Bajo esta lógica, quienes lo consumimos, tenemos derecho a exigir un mejor producto y señalar sus defectos si no nos satisfacen. Si una mercancía (mientras no pertenezca a l selecto grupo que satisface las necesidades básicas) no nos satisface, la dejamos de comprar,
      Sin embargo, el futbol no es un espectáculo-mercancía como las demás. Para muchos está cargado de emotividad y tiene cargas de representación social. Incluso, en el afán de comercializarlo, muchos lo llegan a comparar con la patria, recuerdo que Javier Alarcón, en un debate con José Ramón Fernández, dijo que la selección era una segunda madre para los mexicanos, lo cual es ya una exageración. Aquí el link para que veas ese debate, fue bueno checa a partir del segundo 48). (a lo mejor en el video hay respuestas a tu pregunta).
      Una solución sería dejar de consumir el producto hasta que no mejore la calidad. Sin embargo, por las cargas emocionales y chantajes patrióticos, se hace difícil. Nos dicen que esos 11 jugadores son la encarnación de la patria, cuando en realidad no representan a México, representan a una federación de futbol, que es un negocio privado que no rinde cuentas.
      ¿Dar nuestro apoyo incondicional? Imposible mientras los jugadores en la cancha no se entreguen incondicionalmente. Baste recordar a Hugo Sánchez en su época de jugador que prefería quedarse en el Real Madrid que venir a jugar con México o recientemente Rafael Márquez.
      Aquí tenemos un problema de reciprocidad. La máquina de hacer dinero llamada Federación más Doña Tele quieren exprimir al aficionado económicamente y emocionalmente pero dando un producto de segunda calidad. ¿Cuántos partidos hay al año de la selección en EUA donde sólo van jugadores segundones?
      En fin, prometo más adelante, antes del Mundial, articular una mejor respuesta.
      Saludos Elisa y buenas noches y gracias por leerme.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 14, 2009 por en Futbol.

Sígueme en Twitter

Follow El blog de Víctor López Jaramillo on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: