Nuestro fracaso como ciudadanos


Mientras el gobierno federal categorizó a Querétaro como rojo en el semáforo epidemiológico, el gobierno estatal lo mantiene naranja y el gobernador dice que no va a transferirle a los ciudadanos los efectos del cambio de color, por lo que las actividades económicas que ya se habían abierto se mantienen pero con la advertencia de que si los casos aumentan, se tomarán medidas más extremas. Así, no transfiere costos pero sí la responsabilidad social de la pandemia.

El gobierno estatal está en una difícil encrucijada entre optar por la salud y la economía; el confinamiento fue un tiro mortal y mantenerlo significaría un suicidio económico con tantas familias que tienen que vivir al día. El gobernador sigue la lógica federal de intentar salvar la economía y transfiere todo a la responsabilidad ciudadana.

Aquí es donde todo puede fracasar y llevarnos a un escenario donde ni salud ni economía porque este fin de semana fueron noticia dos acontecimientos que muestran el poco compromiso ciudadano para salvaguardar la salud en general.

Primero, un evento promocional en una plaza comercial se vio rebasado por un mar de consumidores cuya mayoría no respetaba las medidas básicas de sana distancia y uso de cubrebocas.

El segundo fue la detención de dos queretanos por no usar cubrebocas mientras paseaban en un municipio de Guanajuato. Tras la advertencia de que deberían usar la mascarilla y negarse a hacerlo, fueron arrestados 12 horas. Esto abrió la discusión sobre si se debe aplicar lo mismo en el estado. La respuesta no es fácil porque habría que preguntarnos si nuestros policías están capacitados para disuadir a quienes se nieguen y detenerlos sin violencia, porque como hemos visto en otros estados, como Jalisco, esto ha sido tomado como una prerrogativa para golpear ciudadanos e, incluso, asesinarlos so pretexto del no uso de cubrebocas.

Sin embargo, no deberíamos llegar a tal extremo si tuviéramos una ciudadanía responsable que siguiera las medidas básicas de protección como el uso de cubrebocas que la comunidad científica ya ha aceptado que puede parar la ola de contagios.

El gobierno toma una apuesta calculando que tiene ciudadanos ejemplares como en Suiza y por mas suizos que se sientan muchos queretanos, los hechos del pasado fin de semana muestran que estamos muy lejos de ese compromiso social.

En este aspecto, la famosa vocería del gobierno estatal para educar a los ciudadanos evidentemente ha fracasado. Hace falta una verdadera campaña local que concientice y promueva el uso de cubrebocas y medidas básicas de cuidado. El primer frente de batalla contra el COVID19 debemos ser nosotros y concientizarnos, pero si algunos prefieren las aglomeraciones y negarse a usar el cubrebocas, ya podemos hablar de nuestro fracaso como ciudadanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .