La vuelta de los años

Y tarde empezamos a correr por la vida como el conejo de Alicia, con un reloj en la mano siempre diciendo que es tarde, que es irremediablemente tarde. O quizá de tanto correr se ha llegado temprano. Todo depende del tiempo.

Anuncios

Mitos decembrinos

Y así arrancamos enero, el mes dedicado al dios romano Jano, que era la deidad que mira hacia atrás y adelante, que podía ver el pasado y el futuro. Por ello, tras la pausa nostálgica, comienza la euforia del futuro prometedor, las buenas intenciones y el cumplir un sinfín de propósitos que para mayo estarán en la bandeja de reciclaje de nuestra memoria.