El blog de Víctor López Jaramillo

Caifanes Interruptus


20110410-124936.jpg
Caifanes Interruptus. Esa es la descripción.
Al menos para los que seguíamos la transmisión del Vive Latino 11 por internet.
Coca Cola, esa marca tan positiva que siempre le encuentra el lado amable a las cosas, transmitía todo el Festival.
Los que por diversas razones, trabajo, dinero, boletos agotados, no pudimos asistir al Foro Sol optamos por seguirla a través de la página de la marca de las aguas negras del Imperialismo, Castro dixit.
Pero oh maldición. Minutos antes de la aparición de Caifanes empezó a correr la información por twitter de que sólo transmitirían 5 canciones porque la banda no había dado permiso para más.
Yo, para entonces, ya había acondicionado en la sala de mi casa como una extensión del VL11. La laptop conectada a la pantalla LCD y al equipo de sonido. Todo listo.
Y arrancó el concierto. Será por eso se cuestionaba Saúl.
Le siguieron Mátenme porque me muero y Viento. Después siguió el himno Antes de que nos olviden. Y después la fatídica quinta canción: Los dioses ocultos. Y apenas se terminó, la transmisión por coca cola TV se cortó. La corporación confirmó que Caifanes sólo les había permitido transmitir cinco canciones. Caifanes Interruptus.
Cinco, solo 5. Y la pantalla dejó de transmitir a Caifanes. ¿Se impuso el interés comercial de Saúl, Sabo, Alejandro, Diego y Alfonso sobre el espíritu rocanrolero? ¿O simplemente siguen con la mentalidad de negocio del siglo XX y no han comprendido que el internet ha puesto de cabeza a la industria musical?
Como haya sido, si antes se daba portazo en los conciertos, ahora se da streaming (como alguien lo resumió en twitter) y no faltaron los chavos intrépidos que armados con una Mac y señal transmitieron el resto del concierto.
No pude ver las siguientes tres canciones hasta que localicé la señal de PotenciaUma.
Así, escuché Aquí no es así, Miedo, Afuera y Nos vamos juntos. Y de repente, apenas me descuidé, anunciaron que la batería de la Mac no daba para más y cortaban la transmisión. Caifanes Interruptus por segunda vez.
Rogué porque Steve Jobs se apareciera providencialmente y les diera una batería cargada. Pero no, la señal no volvió.
Por twitter me enteré del resto del concierto pero para mi ya había terminado. Todo había sido un Caifanes Interruptus.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en abril 9, 2011 por en Música, Periodismo y etiquetada con , .

Sígueme en Twitter

Follow El blog de Víctor López Jaramillo on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: