El blog de Víctor López Jaramillo

Oligarcas queretanos


Víctor López Jaramillo

Quizá era una tarde soleada de un apacible otoño en el Mediterráneo, cuando Aristóteles el filósofo griego, concibió en su mente lógica una división de las formas de gobierno. A saber: formas puras e impuras. Dentro de la primera, proponía tres: monarquía, democracia y aristocracia.
Y así como el día tiene a la noche, éstas tienen su contraparte en las formas impuras, las cuales son la tiranía, la demagogia y la oligarquía.
Aristocracia significa, al menos en teoría, el gobierno de los mejores. Y claro, la lógica de la clase política queretana indica que como el estado es el mejor, puesto que aquí no pasa nada, sólo hechos aislados y casi, casi es el paraíso, la forma de gobierno adecuada es una aristocracia con una barnizada de democracia.
Y he ahí que Querétaro se sueña aristocrático pero se despierta oligárquico. Se sueña moderno pero despierta premoderno.
Basta echar un vistazo a las nóminas de gobierno del estado. Las elites enquistadas en el poder se reciclan. Los apellidos se repiten y el mantra se repite. Son el orgullo del nepotismo. Para el ejercicio del gobierno no se elige a los mejores sino a los beneficiados en la lotería genética, a la sangre de su sangre.
Es la oligarquía en pleno que se reproduce y asfixia la administración pública. No hay una correcta selección de perfiles, lo que impera es el amiguismo y el compadrazgo. ¿Cuántos júniores tenemos en nuestra clase política? ¿Cuántos de ellos realmente hicieron carrera política o simplemente las puertas de la política se les abrieron gracias al apellido?
Y no es un mal nuevo. Las administraciones panistas también estuvieron plagadas de las familias ilustres incrustadas en nómina. Y sucede lo mismo en los partidos políticos, en donde un puñado de familias los controlan. Es lo que Robert Michels llamada la ley de hierro de la oligarquía. Una democracia aristocrática.
Claro, es obvio que los gobiernos se nutran de los cuadros políticos del partido, pero de eso al compadrazgo hay un abismo de diferencia.
Aristóteles Ramírez, politólogo y coordinador de la Especialidad en Procesos Electorales y Campañas Políticas de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAQ, manifestó en entrevista periodística que “la política local no ha transitado lo suficiente hacia la modernidad”.
Y agregó que la administración pública no es una empresa familiar, no es un patrimonio de los gobernantes, en pocas palabras, que la política local tiene que transitar a la modernidad, puesto que se necesita que la gente esté preparada y que tengan el suficiente mérito.
¿Pero en realidad vamos hacia la modernidad política? Quizá esta viaja en RedQ y por eso vamos atrasados y vemos tantos cambios de gabinete donde entran y salen apellidos ilustres. Hace falta una profesionalización de la administración pública y el fortalecimiento del servicio civil de carrera.
PD. Comienza el quinto año de gobierno del gobernador Calzada. Estamos ante el ciclo final de su administración, se acorta el tiempo para cualquier cambio y el juicio final de los ciudadanos y la historia se acerca. La próxima semana reflexionaremos al respecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 1, 2013 por en Periodismo.

Sígueme en Twitter

Follow El blog de Víctor López Jaramillo on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: